CONTENIDO RELACIONADO
Atrás

INGEMMET DESCUBRE LA CAUSA DE LA DISMINUCIÓN Y ENTURBIAMIENTO DEL CAUCE DEL RÍO AGUAS CLARAS EN SAN MARTÍN

viernes 30 de septiembre de 2016
A consecuencia de los constantes ruidos y movimientos sísmicos en la localidad de Aguas Claras, la Dirección de Geología Ambiental y Riesgo Geológico (DGAR) del INGEMMET dispuso que los ingenieros Jose Luis Moreno Herrera y Segundo Núñez Juárez viajaran hasta esa zona, en la selva peruana para realizar una exhaustiva investigación que ayude a determinar las causas de lo que hasta hace un tiempo atemoriza a los moradores y autoridades.
 
El poblado de Aguas Claras, está ubicado en el distrito de Pardo Miguel, en la provincia de Rioja (San Martín) a 195 km desde la ciudad de Tarapoto.
 
Según los moradores desde años atrás ha habido movimientos sísmicos acompañados de sonidos como explosiones. Sin embargo, en enero de este año sucedió un fuerte movimiento que causó pánico en la población y sorprendentemente el caudal del río Aguas Claras bajó casi en su totalidad.
 
Días más tarde el río recuperó su caudal mostrando una turbidez gris oscura, causando alarma y preocupación.
 
Los movimientos y sonidos en el subsuelo habrían aumentado durante la temporada de lluvia; además de evidenciarse zonas inundadas, cochas, escorrentía superficial y surgencias que permanecían secas. Estos hechos motivaron a que la población afectada solicite ayuda a la Municipalidad Provincial de Rioja y al Gobierno Regional de San Martín siendo atendidos finalmente por el INGEMMET.
 
La geología de la zona presenta en su interior un ambiente kárstico, conformado por las formaciones Chambara, Aramachay y Condorsinga; su análisis ayudó a identificar acuíferos fisurados kársticos de alto interés hidrogeológico por los elevados caudales que circulan en sus flujos subterráneos.
 
El estudio constató que existen fallas regionales, fracturas, grietas y galerías kársticas interconectadas, que dan origen a las surgencias y resurgencias de las aguas subterráneas; se identificaron nueve fuentes en el inventario y en seis de estas se hizo el muestreo para su interpretación hidroquímica.
 
Los especialistas concluyeron que la alta turbidez y coloración de las aguas del rio Aguas Claras se produjo por el arrastre de sedimentos y finos; mientras que la pérdida del caudal se debe a las obstrucciones de los ductos en el interior de las galerías kársticas, debido a la acumulación de derrumbes, entrampamientos de bloque caídos y arrastre de sedimentos.
 
También se logró identificar movimientos en masa a lo largo del cauce que no afectan al centro poblado de Aguas Claras y los “movimientos del terreno” acompañados de ruidos, se deben a los derrumbes que se han generado dentro de las cavernas, correspondientes a procesos kársticos.
 
Los trabajos desarrollados comprendieron el cartografiado geológico a escala 1:50,000, la caracterización hidrogeológica de las formaciones geológicas, la toma de muestras de aguas subterráneas en manantiales para el análisis de aniones y cationes mayoritarios, metales disueltos y totales; así como la Evaluación de peligros geológicos. Los especialistas recomendaron realizar un estudio geofísico, sobre todo en la parte del poblado de Aguas Claras para descartar si este se encuentra sobre una caverna.
  • Fuente: