Atrás

INGEMMET REALIZARÁ ESTUDIOS GEOLÓGICOS POST DESASTRE AL FENÓMENO EL NIÑO COSTERO 2017

lunes 3 de abril de 2017

INGEMMET REALIZARÁ ESTUDIOS GEOLÓGICOS POST DESASTRE AL FENÓMENO EL NIÑO COSTERO 2017

En los últimos 2000 años ocurrieron en nuestro país muchos episodios meteorológicos denominados como “El Niño”, y recién en 1965, cuando al instalar una mayor cantidad de estaciones meteorológicas e hidrológicas se tiene una observación climática de este fenómeno de manera sostenida. Diversas publicaciones relatan la ocurrencia de este fenómeno desde varias decenas de décadas pasadas. Dentro de ellas resalta, en relación al trabajo geológico que realiza el INGEMMET, la hecha por Antonio Raimondi (1895), donde cabe destacar el párrafo que dice: “LA GEOMORFOLOGÍA, LOS ESTUDIOS DE SEDIMENTOS Y LA PALEONTOLOGÍA, SEÑALAN QUE EL NIÑO OCURRE POR LO MENOS DESDE HACE 40,000 AÑOS”.

Son conocidos en la literatura como eventos extraordinarios los de 1891 y 1925 comparables con los de 1982-83 y 1997-98.

Nuestra institución dispone de información para cada región sobre zonificación de la susceptibilidad a inundaciones y a movimientos en masa (huaycos), zonas críticas e inventario de peligros, donde un insumo importante ha sido EL ANÁLISIS GEOMORFOLÓGICO. Este factor, no tomado mucho en cuenta al definir la luz y el tirante de un puente; la altura en la rasante de una carretera y la ubicación y diseño de estructuras o defensas ribereñas; el establecimiento o límites de áreas urbanas en relación a ríos y quebradas, así como la definición de la necesidad de drenaje pluvial en las ciudades, ayudan a definir: 1) las máximas inundaciones alcanzadas por un río; la recurrencia de eventos de flujos de detritos o lodo (huaicos) al definir el área o volumen de un abanico originado por un huaico (o la recurrencia en base a dataciones de eventos extremos); la definición de la faja marginal, entre otros.

 

Hoy, con los grandes daños registrados últimamente, independiente de la falta de prevención demostrada; el INGEMMET, con anuencia de la alta dirección, ha dispuesto realizar la evaluación geológica de las zonas de desastres, en base a la información satelital y trabajo de campo siguiente:

 

1.Evaluación, con dos brigadas de geólogos, de los sectores de Lima Metropolitana: 1) río Rímac: Chosica-Santa Eulalia, valle inferior del río hasta su desembocadura, Huayco Loro y Quebrada Media Luna; río Chillón hasta el sector de Santa Rosa de Quives; río Lurín hasta el sector de Antioquía; Quebradas entre Lima y Cañete, hacia el sur. Trabajo que ya se ha iniciado.

2.En las próximas semanas, 12 brigadas de geólogos de las Direcciones de Geología Ambiental y Riesgo Geológico y Geología Regional realizarán:

-Una evaluación integral a nivel de país de las zonas afectadas por desastres.

-Priorización de estas zonas afectadas.

-Estudios en zonas afectadas por inundaciones, erosión fluvial, huaicos, etc., que permitan definir qué medidas técnicas se deben realizar para cada zona, en el objetivo de la reconstrucción y seguridad definitiva para las poblaciones.

-Entregar como productos: 1) Mapas de susceptibilidad a mayor escala en áreas específicas sensibles a los riesgos geológicos (movimientos en masa); 2) Mapeo de las zonas de ladera y valles activadas con estas lluvias y su grado de peligrosidad; 3) mapas de propuestas estructurales.

3.Investigaciones geológicas para la definición de “paleoniños” en la costa norte y central del país; mediante un proyecto de investigación científica.

 

Con esta información autoridades, población y los diferentes sectores (vivienda, transportes, agricultura, defensa, etc.) tendrán una herramienta técnica para la reconstrucción de ciudades, poblados, carreteras, puentes, etc.; construcción de defensas ribereñas estimadas con máximas extraordinarias; reubicación o reasentamiento de poblaciones en sitios seguros; definición de franjas marginales y zonas prohibidas para asentamiento poblacional.


PUBLICACIONES