CONTENIDO RELACIONADO
Atrás

SISMO DE ITALIA DEMUESTRA IMPORTANCIA DEL ESTUDIO DE LAS FALLAS GEOLÓGICAS

miércoles 2 de noviembre de 2016
Ayer domingo en horas de la mañana, se registró un terremoto de 6,5 en la escala de Richter cercano a la ciudad de Norcia (Italia), tras varios temblores sucedidos la semana pasada y haciendo que miles de italianos pasaran la noche en automóviles, carpas o refugios temporales.
 
Según las fuentes oficiales italianas este terremoto ha sido el más grande de las últimas cuatro décadas.
 
A través del portal ‘Scienze della Terra’ circularon fotografías de la falla geológica que generó dicho sismo: su morfología y ruptura superficial de aproximadamente 1 m de altura. Similar a la reactivación de la falla Qoricocha en 1986 en Cusco y la falla Quiches en 1946 en Ancash.
 
La reactivación de la falla nos enseña la importancia de continuar con los estudios de este tipo de estructuras; tal es así que en nuestro país, el INGEMMET logró implementar el Proyecto Científico Cusco-PATA para conocer la actividad de las fallas geológicas en la región Cusco y disminuir su impacto en la sociedad.
 
Asimismo se viene trabajando en otras regiones del país (e.g. Arequipa, Moquegua, Ancash, Junín, entre otras). Los resultados permitirán conocer la capacidad sismogénicas de las fallas geológicas activas, estimando magnitudes máximas posibles y recurrencia, de este manera conocer la ciclicidad de los terremotos desde hace miles de años atrás.
 
Además se vienen desarrollando trabajos en restos arqueológicos (e.g. Cultura Wari e Inka) con la finalidad de determinar el impacto de estos procesos en antiguas civilizaciones. Estos estudios cuenta con el respaldo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC) e incorpora a investigadores de las Universidades de Oxford, Cambridge y San Antonio de Abad del Cusco, y organismos científicos como el IGME e ISTERRE.
 
“Nuestro planeta es bello pero también tiene procesos naturales que nos llaman a estar preparados, a informarnos e ir construyendo una cultura de prevención. El terremoto no mata, lo que mata es el desconocimiento.” finalizó el MSc Carlos Benavente Escóbar, Investigador principal del proyecto Cusco-PATA.
  • Fuente: